Baracoa rumbo al 510 Aniversario

  Aniversario 510 de la fundación de Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa 1511-2021

Peregrinación de corazones (+ Galería)

01/04/2021 00:27 Arelis Alba 674
Votos: (7)
Peregrinación de baracoenses hacia el Obelisco de Duaba Foto: Miguel Ángel Sánchez Pineda
Peregrinación de baracoenses hacia el Obelisco de Duaba Foto: Miguel Ángel Sánchez Pineda

Un enemigo minúsculo, invisible al ojo humano, pudo hacer lo que ya parecía imposible: detener el regreso cíclico de un pueblo/país a sus raíces.

El Primero de Abril, por segundo año en 118 de historia, no es mar desbordado de gente, ni bullicio, ni alegría. La arteria baracoesa, que orgullosa de su nombre vio como la Odisea del Honor devenía remembranza comprometida durante 116 primaveras de simbolismo y pertenencia, hasta convertirse en la tradición patriótica cubana de más larga data, extraña hoy centenares de pisadas al unísono de hijos y de hermanos llegados de otros lares. Añora la peregrinación de personas y banderas, la algarabía de cantos y consignas, la amalgama de rostros y colores, el reencuentro de los poseídos.

Duele la memoria. Y no solo por ver resquebrajarse la tradición. El Primero de Abril, desde 1903 y durante más de una centuria, fue día de celebración en Baracoa. En sus inicios por instinto; después por decreto, cuando en 1953 el Consejo de Alcaldes de la entonces provincia, lo declara Fiesta de Oriente*. Miles y miles de baracoenses, de todas las edades y de muchas generaciones, guardamos con celo las emociones y las anécdotas que nos conectan a ese amanecer del cuarto mes del año en que despertamos al sol y devoramos kilómetros sin sentir el cansancio en nuestros cuerpos, sostenidos por el espíritu de la confraternidad en una especie de ceremonia colectiva.

En el 20-20 la leyenda se fractura. Ese que llega para devorar las rutinas humanas impone su reinado de miedo y muerte. Y con él una época de encierros voluntarios o impuestos, antípoda de multitudes, ávida de distanciamientos.

Este año cara a cara no ha logrado cambiar el escenario a nuestro favor. Baracoa se tambalea ante los golpes de un virus que se jacta, solo en las últimas tres jornadas, de diez nuevos registros a su favor, y nos enclaustra otra vez el día que, para muchos de nosotros, fue siempre el que más temprano salíamos de casa.

Pero a pesar del cansancio por una refriega que creímos menos extendida e intensa, no debemos deponer las armas. Cierto es que no podemos hacer corpóreo nuestro compromiso, pero el corazón sí puede volar hasta el Obelisco, apuntar los cañones desde el Alto del Pino, recorrer las arenas de Duaba y saludar allí a los bravos mambises que no se dejaron vencer por ninguna adversidad. Alcanzaría quizás de propulsión su ejemplo.

Una pequeña representación del pueblo baracoense hará los honores formales, como concierne a un acontecimiento que marca la historia nacional. Nos corresponde al resto acompañarlos desde la distancia. Y seguir a pie firme dando batalla. Contra todos los adversarios; en particular contra ese energúmeno microscópico que se empeña en fastidiarnos la vida, la mayoría de las veces, con nuestra propia ayuda.

Porque pasado y futuro se juntan en el presente. Y hoy, más que nunca, es asunto de supervivencia.

     *Dato aportado por el investigador Elexis Fernández Rubio Navarro, presidente en Baracoa de la Unión de Historiadores de Cuba

Normas de publicación:

RadioBaracoa se reserva el derecho de publicación de los comentarios.

No se verán textos discriminatorios, denigrantes, ofensivos, difamatorios o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

No se publicarán comentarios extensos. Recomendamos brevedad y precisión en sus opiniones.

No se publicarán comentarios con enlaces a otros sitios, excepto cuando sean sitios cubanos o de fuentes oficiales cubanas.

No se publicarán comentarios fuera de contexto y que no tengan relación expresa con el artículo o tema abordado.

Audio en Tiempo Real