Por donde se escurre la vida en Baracoa (+ Fotos + Podcasts + Videos + Galerías)

29/12/2019 09:05 Arelis Alba arelis.alba@icrt.cu y Richard López ricardo.lopez@icrt.cu Fotos: Miguel Ángel Sánchez 5504
Votos: (46)
Barrio La Playita, en Baracoa, durante crecida del río Macaguanigua Foto: Miguel Ángel Sánchez Pineda
Barrio La Playita, en Baracoa, durante crecida del río Macaguanigua Foto: Miguel Ángel Sánchez Pineda

Tarea Vida es un propósito tan grande como sugiere. El Plan de Estado para hacer frente al cambio climático en Cuba se proyectó justo cuando supimos que sin respuesta previsora y contundente el daño medioambiental en el país podía ser si no irreversible, demasiado costoso.

Huracán Ike en Baracoa (2008)Baracoa es una de las cinco ciudades costeras del país amenazadas por la subida paulatina del mar. A su extensa área de litoral se une su notable red hidrográfica y un copioso régimen de precipitaciones que la hacen vulnerable a ciclones, fuertes vientos e inundaciones.

(Habla Ricardo Suárez Bustamante, Especialista en Baracoa del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente)

Lo sucedido en los últimos veinte años es una advertencia. Yumurí, Mata, Barigua, Cayogüín, Nibujón, la ciudad y otras tantas franjas del territorio han sido impactados por las aguas hasta invadir hogares e instituciones que parecen arrastrados poco a poco hacia el océano.

A la par son más frágiles los tibaracones, y entonces es el mar el que parece adueñarse lenta y sigilosamente de una parte del litoral, teniendo a tiro todo lo que esté delante, todo lo que no queramos o sepamos cuidar.

Entonces hay que mirar al hombre y su entorno. Es hora de sopesar la transformación de la naturaleza, responder a daños, avizorar  peligros. Es también momento de decir.

Barrio La Playita, muy próximo a la bahía de Baracoa y el río MacaguaniguaAnte y entre aguas

La parte baja del populoso barrio citadino La Playa muestra que las aguas acechan a Baracoa como mismo la bendicen. El mar, el río Macaguanigua y la llamada “marea” devenida cauce de aguas albañales tienen en jaque a cientos de personas, sea como habitantes de la zona o trabajadores de centros estatales.

El mayor riesgo lo corren los pobladores del barrio Patricio Lumumba, conocido como La Playita. Asentado sobre el tibaracón del río y próximo en exceso a la bahía, está cercado de factores de riesgo y constituye una de las zonas de mayor peligro en el municipio. Eso explica que desde los años 80 del pasado siglo se prohibieran nuevas edificaciones allí. En el presente, sin exagerar, el mar pudiera tragarse en cualquier momento todas las casas, que ahora no son más que facilidades temporales tras la devastación total ocasionada por el huracán Matthew en octubre de 2016.

Paralela a La Playita se encuentra una ancha banda de la calle Primero de Abril. “A espaldas” del océano, pero no muy distantes de él, sus residentes comparten los efectos de inundaciones costeras y sufren en particular las consecuencias derivadas de la putrefacta corriente que pasa detrás de sus viviendas.

Bárbara Urquiza Cesar, vecina, dice en su casa: “Aquí lo mismo daña una inundación por aguaceros que la falta de lluvias. El día que no corre el agua, que lo que pasa es un hilito, por la tarde aquí no hay quien esté por el mal olor. Tú te sientas y los mosquitos te quieren levantar del asiento.

Hace mucho las personas contribuyen bastante al desastre, aparte de lo que haya hecho la naturaleza en contra. El lodo, la basura, las heces se van acumulando y ahí lo mismo te encuentras una araña o un ratón que te cruzan por las matas y tú los ves.

Antes venía una brigada y extraía lo sucio, los gajos, la basura que botan por indolencia, por lo menos dos veces al año; ahora ni a raíz del Matthew he visto eso. Otra cosa es que ya los árboles están tirados encima de las casas. Me parece que hubiera que intervenir de alguna forma para poder darle razón de ser a la Tarea Vida, ¿no?”, concluye.

Unos y otros se hallan en la mira de lo que se hace o debe emprenderse por muchos implicados en Baracoa en función de mitigar daños lo mismo de fenómenos naturales, que vinculados a la irresponsabilidad ciudadana.

Como es de suponer, la prioridad de la Tarea Vida en esos lugares apunta hacia La Playita, donde un viejo proyecto de traslado de los pobladores del lugar a sitios seguros ha caído en el letargo y beneficia a cuentagotas. Los vecinos no entienden, y el desánimo es latente.

Estado constructivo de las viviendas en La Playita, Baracoa, tras impacto de eventos climatológicosDe estragos y martirios  

El desastre del ciclón más violento que haya sufrido este municipio es palpable en las 24 viviendas de La Playita. A Felicita Meléndez López, una de las damnificadas, la afectó luego una maratónica carrera para que atendieran su caso, sobre todo cuando el terreno arenoso del tibaracón del Macaguanigua que sostenía el hogar lo fue abriendo el agua y ella temió amanecer un día, literalmente, dentro del río.

Felicita sabía que se contaban por miles las familias con derrumbes totales de vivienda, pero en 2018, entrevistada por RadioBaracoa, creía que los funcionarios y directivos encargados de la recuperación del territorio no habían hecho suficiente para aliviar el dolor de quienes clamaban ser atendidos.

Acechada por el río, el mar y el hedor de la corriente contaminada cercana, inquieta además por la afectación de la piel de su hija Paula, de 13 años, a causa de una inundación, la mujer se preocupaba más que nada por la seguridad de la niña, con quien se habría ido para una nueva vivienda, “no importa donde sea”.

En otra facilidad temporal el jubilado Neldis Mendoza Lores arrastraba la idea de que Matthew dejó a La Playita “en blanco”, mientras el vecindario sigue “epenso a que venga un tiempo y no desapareca de aquí”. En contraste, parece haberse cruzado de brazos respecto a los trámites que debió hacer para aspirar a un nuevo hogar, amparado en el argumento de que con 70 años no quiere molestarse por una posible mala respuesta.

Muy cerca reside el maestro Wilfredo Savó Hinojosa, quien alude, escéptico, a la intención de las autoridades competentes de sacarlos del lugar y ponerlos a salvo. “¿Desde cuándo dicen que este barrio se va a mudar? Hacen barrio aquí, allá y acullá, y al final, nos abandonan”, y recuerda que se han construido varios asentamientos sin que se hayan favorecido muchos de los habitantes del lugar.

Delegada Carmen Gomero en La PlayitaAutoridades responden

Dentro del panorama alienta la preocupación de la delegada de la circunscripción de la zona, Carmen Gomero Sánchez, quien varias veces ha visitado La Playita para conversar con los damnificados, gestiona que los atiendan y hace más de un año confesó a RadioBaracoa que “la situación allí a veces no me deja dormir”.

Pero no es Carmen ni algún otro delegado que resida en zonas vulnerables a fenómenos climatológicos quienes más pueden hacer por estos necesitados de un hogar decoroso para sentirse en paz.

Eliannis Gutiérrez Trutié, director municipal de la Vivienda hasta hace muy poco, precisa que de las 24104 casas golpeadas por Matthew en Baracoa, Planificación Física dictaminó 3529 como derrumbes totales, mientras la solución precisa de esfuerzos locales y de la dirección central del país.

Viviendas en Baracoa para damnificadosEl directivo alega que fueron recuperados los hogares de 1407 familias, y añade que para acelerar el proceso se tuvo la iniciativa de que las empresas cuyos trabajadores fueron afectados apoyen la edificación de las moradas de estos, junto a brigadas populares.

“No podemos decir que la respuesta a los damnificados del huracán ha sido buena del todo”, reconoce, aunque considera que en el 2021 se podría cumplir la promesa de concluir el período de recuperación trazado por las direcciones del Partido y el Gobierno en el municipio.

Planificación Física a la palestra Asentamiento en construcción en El Paraíso, Baracoa

Mayelín Frómeta Alayo, al frente de la Dirección Municipal de Planificación Física, precisa que el plan de ordenamiento urbano en Baracoa contempla varias comunidades vulnerables urgidas de reubicación, entre las que están, además de La Playita, el reparto Camilo Cienfuegos, ambos en el barrio de La Playa, y Boca de Yumurí, en los límites con Maisí. A largo plazo, también los moradores de la Avenida Malecón.

La mayoría de los beneficiados recibirían inmuebles en la meseta del Paraíso, donde hoy se levantan los dos primeros edificios Forsa de diez destinados, en parte, a familias afectadas por eventos meteorológicos.

Algunos antiguos moradores de La Playita ya están, antes o después de Matthew, en asentamientos ubicados en sitios como Bohorque y Mabujabo. Otros pudieran ir para edificios en Cabacú y el Van Van, cuando no hacia la zona de Cagüasey, que acogió a decenas de damnificados y aun hoy sigue sin instalaciones de agua ni la hace tiempo prevista electrificación.

El baracoense Neldis Mendoza muestra el peligro mientras espera por una vivienda seguraEpílogo inconcluso

La Tarea Vida en Baracoa, y el barrio La Playita en específico, muestran lo mucho por hacer donde los objetivos económico-sociales, y por encima de todo, las personas, están en peligro.

Mientras se intenta aplicar lo previsto en el Plan de Estado aprobado por el Consejo de Ministros en 2017, Ricardo Suárez Bustamante, especialista del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) en el municipio, sostiene que la situación en La Playita no da más. 

Quien un día calificó de ultrajante el tratamiento dado aquí a la Tarea Vida, habla de la combinación de factores adversos para la calidad de vida en el barrio costero, y enfatiza en la necesidad de cambiar de lugar todas las viviendas.

En consonancia, las familias de Felicita Meléndez López y José Alfredo Vega Cuza celebran haber sido de los pocos auxiliados con la entrega de nuevos apartamentos edificados en los últimos años. Los demás vecinos esperan, aferrados a la fe.

Los autores de este reportaje también esperan. Y a favor.

Último recurso: Si estas historias no lo convencen, quizás puedan hacerlo estas imágenes (y las que siguen).

  • alexis guilarte fuentes
    bueno colegas respecto a lo que hacen las autoridades en temas de desastres son muy elocuentes y mas en esa comuidad tan deteriorada por los mismos habitantes a pesar de todo lo que se ha hecho aun es insufiecintes pero recordemos que muchos no han querido abandonar el lugar que ahora se muestra como victima hemos participado en reforestaciones y nigun comunitario ha estado presente,ademas en los talleres de capacitaciones que ha ofrecido la cruz roja muy pocos va al menos de los que viven en la zona mas vulnerable.asi que dejemos que ellos eleven sus percepcion de riego y decidad abandonar el lugar que no quieren abandonar por sus beneficios y es una cosa logica es su vida y sabemos que han logrado adaptarse pero hasta cuando el estado seguira gastando lo que no posee cada vez que un desastre les lleve sus pertenencias y sus casas que ya no se les deberia llamar asi.

    gracias .
    2020-03-10 16:02:35
    Responder
  • Marucha
    Es inconcebible que hayan personas que vivan bajo estas condiciones de vida, es cierto que debemos tener en cuenta las caracteristicas geográficas del territorio con respecto a la implementación del  Plan de Estado Tarea Vida pero debemos continuar  aún trabajando con los factores, con la población, organizaciones políticas y de masas la sencibilización, concreción de acciones entre los organismos,  ver la percepción de riesgo, el papel de Planificación física en función de la reorientar estas familias que viven en estas condiciones, el papel de educación con los educandos sobre la educación ambiental, pienso que demos ampliar las acciones de conocimiento la sostenibilidad para poder cumplir con el Plan de estado que requiere de seriedad ante el cumplimiento de esta tarea. 
    2020-02-26 11:34:08
    Responder
Normas de publicación:

RadioBaracoa se reserva el derecho de publicación de los comentarios.

No se verán textos discriminatorios, denigrantes, ofensivos, difamatorios o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

No se publicarán comentarios extensos. Recomendamos brevedad y precisión en sus opiniones.

No se publicarán comentarios con enlaces a otros sitios, excepto cuando sean sitios cubanos o de fuentes oficiales cubanas.

No se publicarán comentarios fuera de contexto y que no tengan relación expresa con el artículo o tema abordado.