Intenta El Caracol de Baracoa recuperar terreno perdido

18/06/2019 07:07 Arelis Alba arelisac@enet.cu 236
Votos: (6)
Alexander Hernández Acosta, Administrador restaurante
Alexander Hernández Acosta, Administrador restaurante "El Caracol" Foto: Arelis Alba

Imposible no fijarse, para quien transita por uno de los tramos más concurridos del malecón baracoense, en una construcción imponente y atípica en la zona. El restaurante El Caracol convida mientras su colectivo se empeña, tras diez años de ausencia en el panorama gastronómico de la Primera Villa de Cuba, en recuperar su otrora reputación. Su administrador, Alexander Hernández Acosta, accede al diálogo.

¿Cuántos trabajadores integran el colectivo?

"Somos 24 trabajadores. Hay un jefe por cada área, en el salón tenemos un capitán con tres dependientes y un cantinero; en la cocina trabaja un cocinero, un ayudante de elaboración, un lunchero y un auxiliar general y la cantina tiene un dependiente".

¿Cuál es el horario de atención al público?

"Trabajamos todos los días, menos el miércoles a partir de las 3:00 p.m  que celebramos el día de la técnica.

El restaurante abre a las 12:00 m hasta las 2:40 p.m para el almuerzo; y la comida es de 6:00 p.m a 10:40 p.m.

Abajo tenemos una cantina donde se oferta ron por tragos, coctelería, cervezas, y también pollo frito y saladitos. Trabaja desde las 9:00 a.m hasta las 10:40 p.m".

¿Desde cuándo reabrieron los servicios en esta instalación?

"Este es un proyecto de iniciativa local del gobierno que se inauguró para el aniversario 507 de la ciudad, en agosto del año pasado. Desde entonces estamos ofertando una variedad de productos que se ha ido incrementando en la medida en que hemos hacemos nuevos contratos con los suministradores".

¿De qué ofertas específicamente estamos hablando?

"En bebidas tenemos varios tipos de ron y licores de la marca Habana Club, así como otros vinos, cremas y licores que comercializa la corporación Cuba Ron S.A. y el ron Cubay en sus diferentes embalajes: botellas, cajitas y canecas.

En comidas ofertamos carne y subproductos de res, pollo, pescado, camarón...". 

Me decía que para la garantía de estos productos han firmado contratos con varios suministradores y la mayoría de ellos no son de la localidad.

"Tenemos contratos en Baracoa con la Mayorista de Alimentos, la Unidad Empresarial de Base Baramar y el Combinado Cárnico, pero la mayoría de nuestros suministradores están fuera del municipio y de la provincia: Imías, Santiago de Cuba, Holguín. Por eso tenemos una gama de productos diferente a lo que oferta el resto de las unidades gastronómicas y eso hace a este lugar tan especial".

¿Qué diferencia a esta de otras unidades gastronómicas baracoenses?

"Nosotros también pertenecemos a una Unidad Empresarial de Base, eso es lo que nos une, pero las demás unidades tienen un plan de abastecimiento fijo que generalmente no cubre la demanda, por eso no pueden tener la misma cantidad de ofertas que tenemos aquí. Nosotros somos un proyecto de nuevo tipo, y hacemos directamente todos los contratos con los suministradores según la demanda que tengamos".

¿Este modelo de gestión favorece la prestación de servicios?

"Definitivamente lo favorece. Los contratos se han cumplido sin ninguna dificultad y en el 90 por ciento de ellos, los suministradores nos ponen aquí en la puerta del almacén lo que les demandamos".

¿Cómo se comporta la afluencia de comensales?

"Cuando abrimos era mayor. Después ha bajado un poco. El proyecto está en un periodo de gracia, por un año. A partir del año debe amortizar el crédito, que es de un millón 100 mil pesos”.

¿Influyen los precios en que la demanda del servicio no sea mayor?

"Puede ser. Casi todos los productos que ofertamos son en divisas. Pero en realidad comparados con los de otros lugares que dan este mismo tipo de servicio, como los restaurantes y cafeterías particulares, y los establecimientos de Gaviota, son mucho más bajos. Si lo comparas con la gastronomía en moneda nacional la cosa es diferente… pero bueno, la categoría del lugar está en correspondencia con los precios que tenemos".

¿Qué cree que debe hacerse para atraer a más baracoenses al lugar?

"Sinceramente… no sé. A la gente le golpea mucho que es en divisas, pero hay que recuperar la inversión que se hizo aquí y con los precios que tienen otros restaurantes en moneda nacional, o como los que tenía El Caracol antes de esta inversión, nunca se recuperaría.

También hay que tener en cuenta que esta unidad aporta el 20 por ciento de sus utilidades al desarrollo de otros proyectos, es un tributo que va para el gobierno y que puede ser empleado para financiar otro restaurante, cualquier obra social o económica en el municipio, para ayudar a los damnificados de eventos meteorológicos. Ese 20 por ciento es para eso.

Pero pensándolo bien, creo que hace falta más divulgación. Aunque nosotros casi siempre en la semana mandamos una nota a la radio con las ofertas, se puede promocionar más el servicio por este medio y por la televisión.

Este lugar tiene condiciones para celebrar cenas especiales por un cumpleaños, un aniversario de boda u otro acontecimiento. También podemos ofertar una mesa bufé si lo desea el cliente. Solo tiene que venir previamente a solicitar el servicio y acordamos los precios”.

¿Entonces se puede llegar a acuerdos con los clientes sobre servicios especiales?

"Sobre la base de lo que tenemos aquí podemos prestar cualquier tipo de servicio. No hay que alquilar el lugar, solo se cobra por el consumo".   

Y en cuanto a la identidad corporativa, ¿qué es lo más inmediato hacer si queremos que El Caracol siga siendo la unidad emblemática de la gastronomía baracoense, como lo fue en décadas anteriores?

"Trabajamos en un plato que identifique al restaurante, un plato de la casa que esté en la carta todos los días. Va a ser un plato típico de aquí de Baracoa, tenemos que formar los precios, presentarlo a la empresa y a Finanzas para que ellos lo aprueben.

Ahora lo que ofertamos es cocina criolla, y tenemos algunos platos típicos con leche de coco como el pescado y el enchilado de camarón.

Poco a poco nos proponemos recuperar el terreno perdido. Fueron muchos años sin funcionar después de la destrucción del local por el mar de leva del 2008. Pero confío en que podemos lograrlo".

Restaurante El Caracol, en Baracoa.

Restaurante El Caracol, en Baracoa.

  • Joseph

    Tengo una invitacion a una familia baracoense de una cena en su restaurant. Les escribo desde Miami y por lo tanto al no saber de el menu y precios, cuanto seria la cantidad aproximada en moneda divisa que tendria que mandar para un almuerzo para cuatro personas mas o menos. Gracias

    2019-06-18 15:48:39
    Responder
Normas de publicación:

RadioBaracoa se reserva el derecho de publicación de los comentarios.

No se verán textos denigrantes, ofensivos, difamatorios, fuera de contexto o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Recomendamos brevedad en sus opiniones.

Audio en Tiempo Real