Ojo con los "créditos de Matthew" para la agricultura de Baracoa

06/05/2019 08:33 Por: Julio César Mora Reyes 311
Votos: (16)
Productor de cacao en Picoteo de Capiro, Baracoa   Foto: Richard López Castellanos
Productor de cacao en Picoteo de Capiro, Baracoa Foto: Richard López Castellanos

En los primeros días de octubre de 2016 Baracoa experimentó, junto a otros territorios del extremo oriental cubano, quizás el desastre natural más grande de su historia conocida. Unas pocas horas bastaron para que el huracán Matthew arrasara construcciones, vegetación y cultivos en una cuantía nunca antes vista. La economía se trastornó; y la vida social, familiar y personal sufrió un duro golpe.

Particularmente serios fueron los daños que el meteoro causó a la agricultura, sector cuya estrecha dependencia respecto a los designios de la madre natura siempre le mantuvo en una posición de máxima vulnerabilidad. Todas las plantaciones, permanentes o no, resultaron afectadas. Tal vez el caso más extremo sea el de los cocoteros, pero el cacao, el café, el plátano, los cultivos varios y los frutales no se quedaron atrás.

No obstante -dicho sea de paso en honor a la verdad-, Matthew también trajo un beneficio: ahorró un costoso trabajo al demoler plantaciones permanentes que por envejecidas rendían mucho menos de lo requerido y que se imponía renovar cuanto antes, pero se postergaba en virtud de quién sabe qué razones.

Así, de la noche a la mañana, Baracoa tenía ante sí un rumbo inequívoco: la recuperación. En la agricultura, lo mismo que respecto a la vivienda y otros ámbitos, la recuperación exigía un proceso de inversiones que necesitaba recursos, tanto materiales como humanos y, sobre todo, financieros. Estos últimos estuvieron disponibles con facilidad y urgencia mediante la apertura de líneas de créditos bancarios bajo condiciones blandas.

Normalmente, cuando una entidad considera invertir hace un estudio de factibilidad económico-financiera, el cual le permite saber si la inversión se recupera o no, en qué tiempo retorna y cuánto le aportará en términos monetarios, entre otras cosas. Pero, obviamente, la recuperación de la agricultura baracoense nada tenía de normal; de ahí que ninguna CPA, CCS o UBPC, ni usufructuario ni campesino independiente, hiciera análisis de factibilidad alguno. No tenían más alternativa que ir en masa al banco.

La institución bancaria sí realizó sus cálculos, más certeros en unos casos que en otros, y cumplió su función de entregar el dinero, aunque no siempre dio toda la información que necesitaban los productores y las bases productivas. Pero en general, hizo un trabajo aceptable.

El financiamiento estuvo disponible inmediatamente después de la firma de los contratos de préstamo, con lo cual se echó a circular el muy necesario dinero de la recuperación, …sin pensar mucho en la recuperación del dinero. No obstante, algunos económicos de cooperativas se mostraron escépticos respecto la capacidad de sus entidades para hacer frente a las obligaciones plasmadas en los cronogramas de amortización anexos a los contratos.

El buen uso del financiamiento determinaría su efectividad, eficiencia y eficacia. Utilizarlo bien, en lo que se debía utilizar y cómo se debía utilizar, mantenerlo bajo control registral mediante el uso de los instrumentos y procedimientos contables adecuados, y sujeto a un mecanismo administrativo disciplinado capaz de garantizar una equivalencia rigurosa entre lo erogado y el valor generado, medible en producción física, era la única forma de construir las bases para su recuperación y que las cooperativas honraran las deudas contraídas.

Si esto se lograra la recuperación de la agricultura baracoense devendría un éxito rotundo. Pero en caso contrario, ¿qué sucedería? Supongamos, como parece ocurrir según la opinión de varios económicos de cooperativas, que en un lapso de uno a dos años y medio los flujos de caja de las cooperativas no alcanzasen a cubrir los pasivos a largo plazo. Se habrían desperdiciado millones porque las ventas de cacao, café, coco y alimentos no serían suficientes como para devolver lo recibido del banco más gastos financieros, gastos de operaciones y tributos.

Para colmo, la producción se reduciría por efecto de la disminución de fondos para la adquisición de insumos, pues el banco -tal como estipulan los contratos- debitaría cualesquiera cuentas de sus prestatarios con créditos vencidos. El peligro real es caer en una espiral depresiva en que la falta de fondos conlleve menos producción, esta a su vez genere menos fondos al venderse, y el ciclo se repita nuevamente.

Si fuera un caso individual, o de unas pocas cooperativas, acaso el problema no sería de tal gravedad. Pero, ¿cuántas cooperativas baracoenses están hoy en situación como la descrita?

Urge, con los pies sobre la tierra, averiguar qué sucederá para accionar oportunamente. No tenemos derecho a dejarnos sorprender por la adversidad. Sería darnos un lujo inadmisible cuando el municipio demanda de cooperativas económicamente saludables para hacer frente al autoabastecimiento alimentario, y cuando el enemigo histórico vuelve a sus andadas.

  • Maria Julia

    Continuamos:  quién hace análisis de factibilidad a cada crédito? primero pienso que la mayor interesada debe ser la forma productiva que debe tener bien claro que hizo con el crédito que se le otorgó,  luego el Banco porque no va a poder cobrar su dinero, y los asesores o padrinos u organizaciones superiores de las formas productivas, dígase empresa, delegación de la agricultura, ANAP, gobierno y PCC. En cual eslabón estamos de esa cadena de responsables, controladores, de asesores o como nos llamemos? Eso evitaría que colapsen las formas productivas que es como decir se descapitalicen, tenga el presupuesto del Estado que cargar con ello y asignar el financiamiento y la población de Baracoa sufrir hambruna. Los invito a todos a hacer lo que nos toca. 

    2019-05-08 08:33:41
    Responder
  • Maria Julia
    Muy bien Cesar, pero ya el problema está. Ahora bien, desde tú responsabilidad laboral qué puedes hacer y qué podemos hacer los demás para mitigar los efectos negativos que prescribes a corto plazo? Porque todos vamos a ser afectados de una manera u otra, como ciudadanos o como responsables directos.
     
    2019-05-07 13:48:27
    Responder
    • Julio César
      Estimada María Silvia:
      Haz "dado en el clavo" con tu observación. Lo primero es tomar conciencia de la situación; tener claridad de qué se trata. A eso trato de ayudar con el trabajo publicado. Luego, debe hacerse un análisis de factibilidad realista a cada crédito, para determinar aquellos con dificultades al amortizarse. Para estos casos deberán diseñarse medidas encaminadas a lograr la salud financiera, siempre que sea posible. De lo contrario, no quedará más remedio que aplicar lo preceptuado en el lineamiento número 10.
      2019-05-07 15:26:30
      Responder
  • Richard

    Buen y oportuno comentario.

    2019-05-07 08:45:01
    Responder
Normas de publicación:

RadioBaracoa se reserva el derecho de publicación de los comentarios.

No se verán textos denigrantes, ofensivos, difamatorios, fuera de contexto o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Recomendamos brevedad en sus opiniones.

Audio en Tiempo Real