Aniversario 61 del Triunfo de la Revolución Cubana

  Aniversario 61 del Triunfo de la Revolución Cubana

Con la naturaleza no se juega en Baracoa (+ Fotos + Podcasts + Video)

02/10/2018 07:51 Arelis Alba arelisac@enet.cu Fotos: Miguel Ángel Sánchez Pineda 895
Votos: (9)
Wilmer Matos Cantillo señala el mar desde su cercana casa en Avenida Malecón, Baracoa  Foto: Miguel Ángel Sánchez Pineda
Wilmer Matos Cantillo señala el mar desde su cercana casa en Avenida Malecón, Baracoa Foto: Miguel Ángel Sánchez Pineda

Hasta el momento transcurre una temporada ciclónica tranquila para Cuba y aún así en Baracoa la gente no deja de mirar el mar con recelo. Amargas experiencias anteriores le recuerdan que "con la naturaleza no se juega". Han pasado casi dos años justos desde el último gran "susto" que pegó Matthew, pero no fue el primero, ni será el último…

La pesadilla

  • Testimonio de Wilmer Matos recuerda estragos del huracán Ike en Baracoa 

Huracán Ike

El domingo 7 de septiembre, aproximadamente a las 5:00 p.m. la región central del huracán Ike fue estimada en los 21.1 grados de latitud Norte y los 74.6 grados de longitud Oeste, posición que lo situó a 97 km al Norte de la Ciudad de Baracoa (máximo acercamiento a la provincia de Guantánamo), momento en que sus vientos máximos sostenidos eran de 195 kilómetros por hora, con rachas superiores y una presión mínima de 945 hPa, con categoría tres de la escala Saffir-Simpson. Como efecto de las bandas de alimentación se produjeron, entre los días 7 – 8 de septiembre, fuertes vientos, numerosas y significativas lluvias, además de producir fuertes penetraciones del mar en la Ciudad de Baracoa.
Fuente: Informe CITMA

Cuando el huracán Ike yo estaba trabajando aquí en la emisora, porque soy imprescindible en el centro. Yo vivo con mi mamá y, previo a eso, decidí mandarla para casa de una hermana que vive distante de la costa, por allá por la zona del hospital. Pero hay una vecina que sabe que yo estoy para acá para el trabajo y sobre la una y media de la tarde me llama:

- Wilmer, en tu casa no hay nadie y el mar está tocando el portal.

- ¡¿Sí?!

- ¡Sí! Ve a ver qué tú haces…

- Bueno…

A esa hora no había a quién dejar y de momento llegó otro operador, Rafael Borges y le digo:

- Rafelito, tengo problemas, voy a mi casa que dicen que el mar está cerca ahí, se está metiendo…

Rafelito se quedó en mi turno y fui a la casa. Cuando llego, ya el agua estaba dentro de la casa. Había otros vecinos en la misma situación y me pongo a ayudarlos a sacar algunas cosas.

Huracán Ike. Principales variables.

Vientos máximos sostenidos entre 63 y 117 km/h en los municipios de Maisí, Yateras y Baracoa, donde también se reportaron rachas significativas.

Acumulados totales de lluvias por encima de los 300 mm en Gran Tierra, Baracoa y Felidad de Yateras.

Penetración del mar significativa en la ciudad de Baracoa, donde la inundación alcanzó la calle Antonio Maceo, unos 200 m tierra adentro. La surgencia alcanzó 2,4 m.
Fuente: Informe CITMA

Le ayudo a aquel, al otro… pero en mi casa, lamentablemente, para poner dentro de los cuartos los armarios hubo que romper las puertas porque no cabían y entraron ajustados; con el agua ya adentro, no salían. Los muchachos me trataron de ayudar a sacar el armario, la cómoda… nada de eso se pudo. Así que me puse a ver qué podía sacar, para casa de un vecino por allá llevé un ventilador… pero ¡qué va!, saqué poquiticas cosas.

En eso arrecian las olas, se eleva el nivel del agua y la fuerza. Las olas eran tan fuertes como si estuvieran en la costa… ¡así mismo arremetían contra las casas! Me dice un vecino:

- ¡Muchacho!, vamos, ¡sal de ahí! Deja eso, ya no hay chance de sacar nada. Vámonos todos de aquí que esas olas van a causar efecto.  

Salgo yo y me dan los nervios por coger un par de zapatos que nunca me había puesto, en vez de salir con ellos en la caja como estaban, me los puse… ¡para tratar de salvar algo me puse los zapatos para meterlos en el agua! Cogí otro ventilador y una caja con documentos: todos los diplomas míos que yo me había ganado en el trabajo. Con eso en los brazos salté por el patio de un vecino y salí a la calle Flor Crombet.

Mapa que muestra la ubicación de la vivienda de Wilmer Matos y su madre Hilda Cantillo en la ciudad de Baracoa.

Como a los diez minutos oigo a un muchacho llamando:

- ¡Oye, oye! ¿Wilmer está ahí?

- Sí, está aquí.

- ¡Ayayayayai! Dile que venga para que tú veas lo que le hizo el mar.

Una muestra de las afectaciones causadas por las penetraciones del mar en la vivienda de Wilmer Matos durante el paso del huracán Ike cercano al litoral baracoense. Fotos: cortesía del entrevistado.s: Pero en ese momento no podíamos movernos ni nada. Esperamos que las olas bajaran un poco y cuando fuimos… ¡de mampostería la casa y el mar se había llevado dos paredes! Las de los cuartos las había tumbado encima de la cama, de la cómoda… ¡Y pensar que yo estaba allí adentro poco antes!… No solo yo, ahí fueron compañeros a ver si podían ayudarme…

Wilmer Matos señala el cerramento que destruyó la fuerza de las olas (a la izquierda) e indica a la derecha la altura que alcanzó el agua cuando el mar penetró en su vivienda.Hay una anécdota. Yo calculé el nivel del agua, daba a tres cuartos del armario, quiere decir, más o menos, a una altura de 8 bloques ¿Y cómo tú puedes creer que a un metro más o menos, encima de las gavetas, donde se ponen los percheros, ahí había una foto de Jesucristo y el mar, eso fue lo único de no topó. Eso se quedó intacto, sin una gota de agua. Cómoda, armario, cama, mueble… todo eso ¡al agua! Los colchones, ni se diga. Tuve que sacarlos, los sequé al sol y como a los tres meses compré guata para mandarlos a reparar porque nada de eso sirvió…

Cómoda, armario, cama, colchones… todo eso ¡al agua!, dice Wilmer Matos al recordar el huracán Ike del 2008. Esta imagen tomada pocos días después lo confirma. Foto: cortesía del entrevistado.

  • Afectadas en Baracoa 7 230 viviendas, de ellas 861 derrumbes totales (12 037 en Guantánamo).
  • 1 280 km de viales en Baracoa, Maisí, Yateras y San Antonio del Sur.
  • Caída de 160 postes, daños a 75 km de acometida, 28 transformadores y 42 luminarias. Roturas en la línea que enlaza Baracoa con Nibujón y la que alimenta a Baracoa y Maisí desde Holguín. En Guantánamo afectados por interrupciones y averías 21 283 clientes.
  • 3 175 servicios telefónicos afectados, caída de 440 postes y derribo de 21.0 km de cables.
  • Pérdidas en 4 027.4 ha de viandas, 435.5 ha de hortalizas y vegetales y 127.4 ha de granos, daños en 109 instalaciones agropecuarias. Total de pérdidas de Viandas, Hortalizas, Granos, Frutales y Cítricos: 43 349.9 toneladas.
    Fuente: Informe CITMA

Huracán Ike. Impactos sobre el medio

  • Ruptura del tibaracón del río Toa. Contaminación de los suelos.
  • Deslizamientos en el Parque Nacional Alejandro de Humboldt. Afectaciones en las dunas y camellones en playas y terrazas marinas.
  • Derrames y dispersión de residuales líquidos y sólidos domésticos e industriales que provocaron la contaminación de aguas superficiales y costeras.
  • El patrimonio forestal sufrió grandes pérdidas.
  • Afectación a los ecosistemas costeros.
  • Se vieron afectados valores patrimoniales del fuerte La Punta y el Obelisco de Duaba, en Baracoa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando la cosa se pone fea

Desde su casa, la número 63 de la Avenida Malecón, Wilmer Matos Cantillo contempla el mar.

¿Cuántos años te dejó el mar sin casa?

"Bueno, desde el 2008 que la perdí y se terminó en el 2016. Todos esos años sin casa, ¡mira qué tiempo! Pero bueno… gracias a la Revolución que aportó los recursos y nos ayudó bastante, y gracias a Dios, ya tenemos casa.

Fue una experiencia dura pero me dio la enseñanza de que hay que prepararse y llevarse por lo que dice la radio y la televisión, que no por gusto te lo dicen. Cuando la Defensa Civil diga que hay que salir de ahí, ¡hay que salir!

  • Wilmer Matos habla de la experiencia que le dejó el huracán Matthew 

¡Mira!, cuando el ciclón Matthew, taba en la construcción de la casa y yo tenía un poquito de materiales. Llevé esos materiales para casa de mi tía en la calle Félix Ruenes… ¿evitando de qué? De perderlo, lo poquito que uno tiene hay que tratar de cuidarlo.

Yo saqué una cuenta estos días de que el refrigerador se pasa casi más tiempo en casa de mi vecina que en la mía. Ella es mi amiga, Ismar San Juan, y nos reímos muchísimo cuando me dice: ¡ya déjamelo aquí!

Vulnerabilidades y condiciones  antrópicas que intensificaron la ocurrencia del desastre durante el huracán Ike en Baracoa.

  • Extracciones de arena de los tibaracones y la Ensenada de Miel.
  • Problemas constructivos en los repartos Flora–Turey, Patricio Lumumba y Camilo Cienfuegos.
  • Sistema de drenaje pluvial deficiente en la Avenida Malecón.
  • Construcciones sobre la duna y en la zona de protección.
  • Problemas en la vegetación de franjas hidrorreguladoras y en las cuencas hidrográficas.
  • Violaciones de regulaciones urbanísticas.
  • Baja percepción del peligro.
  • Implementación aún deficiente de los planes de reducción de desastres.

Fuente: Informe CITMA
* Ocho años después de Ike, otro huracán arrasó Baracoa. A su paso encontró las mismas vulnerabilidades. Una década después, aún persisten.

Cuando hay un evento meteorológico alguna gente deja las cosas… pero yo no, yo me llevo por las orientaciones. Si veo la cosa fea yo cojo el frío, el televisor, la cama, lo colchone… llevo todo eso para casa de la vecina que tiene una segunda planta arriba, del otro lado de la calle. Aunque pase trabajo y duerma dos o tres días allá, o viva el frío dos o tres días en la casa de ella".

Percepción de riesgo a fuerza de golpes…

"La mayoría de la gente que vive en La Punta ya se percataron de que la naturaleza es fuerte y que hay que cuidarse. Por ahí el mar entra fuertísimo.  

Siempre hay algunos que se confían mucho, piensan: ¡no, el mar no llega aquí! Y si viene un ciclón hay personas que dicen: yo lo dejo (el techo), si se lo lleva (el viento) me lo dan. ¡No!, si tú crees que puedes salvar una teja ¡sálvala!, porque el país está en una situación económica que no está para abusar. Han sido dos o tres ciclones uno detrás de otro, no solamente para aquí para la región oriental, la central y la occidental también han cogido lo suyo y las intensas lluvias han afectado varias provincias. Lo esencial es que hay que cuidar la vida humana, pero también los recursos materiales".

Lo bueno y lo malo del mar

Para Hilda Cantillo Ordúñez el mar tiene significados encontrados.

Miedo no tanto sino precaución dice sentir la baracoense Hilda Cantillo Ordúñez en relación con el mar mientras lo observa, por ahora tranquilo, a pocos metros de distancia de su vivienda."Vivir aquí frente al mar… bueno, realmente yo lo hice por la necesidad que tenía de hacer una vivienda. Y sí, me siento bien porque uno tiene el aire freco, te baña en la playa…

Lo malo también el mar lo tiene como tal por todo lo que sucede: lo ciclone y eso".

¿Le tiene miedo al mar?

"Miedo no tanto sino precaución. Tomo la medida, apena oigo decir del mar etoy ya recogiendo todo lo que tengo pa irme pa otro lugar donde no sea aquí. Todo lo que yo pueda sacar lo llevo pa casa de mi hermana que vive por Feli Ruene. Y aquí lo vecino hacen igual.

Cuando oigo de un ciclón yo pienso en lo que pueda suceder, lo que sabemo todo, un ciclón el mar que se une a él e algo peligroso. Y no solo a mí sino a toda la población de Baracoa porque siempre recibimo batante afectacione.

Paso lo ciclone en Bohorque, en casa de mi hija. Del etadio ella vive así pa allá… pero tá lejo, y la casa segura.

Y aunque ya escuchó a su hijo contarme la historia de Ike en detalles no puede evitar un suspiro involuntario.

"Esa ve del ciclón sacamo lo que pudimo pero él rompió la cama, la cómoda, todo… ¡Ahí si no quedamo…!

Levanta las manos a la cabeza y no dice más. No hace falta.

  • Testimonio de Hilda Cantillo

     

La moraleja del Toa

A Wilmer le ha quedado vívida la experiencia.

"Una vez un señor que vivía de Quiviján para arriba, en Mal Nombre del Toa, me dijo con estas palabras: ´cuando el río Toa se prende no cree en nada ni en nadie. El Toa llega a donde él quiere y hace lo que le da la gana´.

Moraleja: hay que tomar medidas a tiempo. Y no hablo solo del río Toa. Si anuncian lluvias fuertes, las personas que viven al lado de un río tienen que tomar medidas. Si tienen un soberao, debe encaramar las camas, o subirlas con soga para protegerlas, recoger los animales… después ir para un lugar seguro.

Eso la Defensa Civil lo orienta y, te digo, después de la experiencia del Ike, siempre a mis amistades que viven cerca de la costa les digo: no se queden cerca, que el mar tú lo ve ahora en su lugar y al ratico está encima de ti. Y eso yo se lo aconsejo porque con la fuerza naturaleza no se juega".

Ante mi pregunta Hilda salta como un resorte.

"¿Diciplinado? ¡Claro que sí! Ello (el personal de la Defensa Civil) pasan por aquí enseguida que hay la noticia para ver si no vamo a evacuar pa llevarno a algún lugar y como yo tengo la casa de mi hija yo le digo que me voy para allá.

Hay que ser diciplinado, ¡imagínate! Eso lo aprendí casi cuando niña, dede el ciclón Hilda que yo vivía en Güirito y depué también con el paso del tiempo…

Mi vecino son discilpinado, bueno… hata donde yo veo porque te digo que cuando dan la noticia yo enseguida recojo y me voy".

Por mejoría…

… la casa dejaría. Así reza un viejo refrán que Hilda hace suyo, pensando quizás en los anunciados planes de frenar nuevas edificaciones en el litoral baracoense y -¿quién sabe?- algún día reubicar las viviendas lejos del peligro del mar.

"Bueno… si hay una vivienda con la condicione que tiene eta porque yo me siento bien aquí, pero si tengo que irme para una alejada del mar me voy. Lo haría por una mejor comodidá para la vida y seguridá a la vez".

Posdata: Habla la ciencia sobre efectos y medidas para enfrentar desastres en Baracoa:

Si tengo que irme para una vivienda alejada del mar lo hago, por seguridad, asegura Hilda, vecina de la Avenida Malecón, en Baracoa.

Wilmer Matos señala desde donde penetró el mar en su vivienda, en septiembre de 2008, cuando las olas llegaron arrasadoras empujadas por las corrientes marinas asociadas al huracán Ike.

La casa, ya reconstruida, de Wilmer Matos (a la derecha, pintada de color bermellón), en Avenida Malecón # 63, frente al litoral de Baracoa.

  • Marucha Bosques Leyva

    Felicidades para la periodista, Arelis  excelente artículo, esto es muestra que debemos continuar el trabajo sistemático  para elevar y fomentar una cultura de percepción, sensibilización y nivel de conocimiento de la población en Baracoa  en los próximos años, aplicando los principios que se proponen en la Tarea Vida, logrando la socialización de las acciones comunicativas,  las medidas y acciones para elevar la percepción del riesgo y aumentar el nivel de conocimiento y el grado de participación de toda la población en el enfrentamiento al cambio climático.las medidas y acciones para elevar la percepción del riesgo y aumentar el nivel de conocimiento, la toma de conciencia que tienen y el grado de participación de toda la población en el enfrentamiento al cambio climátic, a pesar que en el texto se demuestra.Amiga revisa tu correo 

    2018-10-03 15:45:33
    Responder
Normas de publicación:

RadioBaracoa se reserva el derecho de publicación de los comentarios.

No se verán textos discriminatorios, denigrantes, ofensivos, difamatorios o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

No se publicarán comentarios extensos. Recomendamos brevedad y precisión en sus opiniones.

No se publicarán comentarios con enlaces a otros sitios, excepto cuando sean sitios cubanos o de fuentes oficiales cubanas.

No se publicarán comentarios fuera de contexto y que no tengan relación expresa con el artículo o tema abordado.

Audio en Tiempo Real