Naturaleza de Baracoa

20/02/2009 05:01 Arelis Alba Cobas 8189
Votos: (3)

Baracoa es conocida como la tierra de las cuchillas, las terrazas marinas, los tibaracones y El Yunque. Baracoa se encuentra ubicada en la Región Natural Este, en el extremo oriental de Cuba, la cual está rizada por un complicado sistema montañoso llamado Grupo Orográfico Sagua-Baracoa.

Este se caracteriza por ser un inmenso territorio intensamente quebrado por abundantes y altas montañas, cubierto por los más espesos bosques cubanos, por donde fluyen importantes corrientes como el río Toa, el más caudaloso del país y con cuencas hidrográficas de interés regional y nacional, como la Cuenca del Toa, considerada la mayor fábrica de agua para Cuba

Debido a la riqueza natural que encierran estas cuchillas y a la necesidad de conservar sus valores como un patrimonio universal, han sido declaradas áreas protegidas bajo la distinción de “Reservas de la Biosfera”.

Tiene una topografía abrupta, con muy pocas zonas llanas. Cerca del 95 por ciento del área total del municipio tiene un relieve de alturas clasificado como premontañoso y de montañas pequeñas y bajas. Caracteriza el relieve la existencia de cuchillas con pendientes mayores del 15 por ciento.

El cinco por ciento restante lo conforma una pequeña franja costera de dos kilómetros de ancho. Hacia el este de la Sierra de Moa se encuentra el majestuoso Yunque, montaña de 575 metros de altitud. Se distingue por su forma peculiar. Semeja una gran meseta aislada de superficie horizontal y laderas casi verticales. Constituye el símbolo natural de la ciudad de Baracoa y fue declarado Monumento de la Naturaleza.

Las terrazas marinas, formaciones célebres del extremo oriental de la isla, se destacan por su singularidad y belleza. La Meseta de Maisí es una interesantísima región en la que predominan enormes terrazas marinas que en forma de herradura bordean todo el extremo oriental de Cuba. La ciudad de Baracoa se encuentra enclavada en tres niveles diferentes de terrazas marinas.


El rasgo distintivo de la morfología litoral lo constituyen los tibaracones, camellón conformado por una gran barra o cortina de arena, palizadas y sedimentos que el oleaje vivo del mar levanta en la boca de los ríos, paralela a las playas. Al romper las lluvias los ríos descienden en avenidas cuyas aguas son temporalmente represadas por la cortina.

El microclima del municipio es tropical lluvioso. No existen de forma definida períodos secos o lluviosos como en el resto del país. Es la zona de máxima pluviosidad en Cuba con más de 3 mil milímetros anuales en algunas regiones.

La red hidrográfica de Baracoa es uno de sus más valiosos patrimonios. El recurso agua es abundante en un territorio atravesado por trece ríos y arroyos importantes que tienen como característica común el ser de corto cauce, gran caudal y marcadas pendientes. Un acentuado proceso de erosión y transporte ha permitido la formación de numerosas playas de origen fluvial.

Baracoa está rodeada de ríos. Al oeste el Macaguaniguas, que entra en el pueblo bordeando la bahía donde desemboca. Más allá el Duaba, de mayor caudal. Varios kilómetros más al oeste el Toa, grande y hermoso, con sus orillas de una vegetación espesa. Hacia el este el Miel, toda una leyenda a la entrada de la ciudad; y en los límites por el oriente el Yumurí.

Baracoa cuenta con 13,9 kilómetros de playa, de origen fluvial o marino, con capacidad para 57 mil bañistas. Poseen un alto valor paisajístico. También las bahías son características sobresalientes del tramo costero.

En Baracoa abundan las aguas de baja mineralización, predominando las hidrocarbonatadas magnesianas, de excelente calidad para el uso como agua de mesa. Baracoa pertenece a la región florística de Cuba Oriental, que se caracteriza por ser la más rica del país en su flora forestal. Tiene casi el 60 por ciento de su territorio dedicado a plantaciones forestales, y de éstas, aproximadamente el 40 por ciento son bosques. Entre las formaciones vegetales sobresale la plunisilva pluvisilva de montaña. Esta superficie forestal constituye reserva natural cubana.


La flora de Baracoa es variada y peculiar. Se pueden encontrar áreas extensas cultivadas de pinos y otras de árboles de distintas calidades de maderas duras, sin faltar los helechos arborescentes o las formaciones puras de najesíes. Existen varias especies florísticas endémicas, muchas en peligro de extinción: ácana, cuyá, azulejo, varía, caoba, cagueirán, jiquí, roble e incienso.

 

Baracoa se reconoce también por su riqueza faunística, caracterizada por variedad y alto endemismo. Varias de esas especies hoy corren un grave riesgo y sólo se les puede ver en escaso número en zonas apartadas, entre ellas algunas que sólo pueden encontrarse en esta zona del país como el almiquí, el tocororo, la jutía conga, el majá de Santa María y la polimita picta.

Sitio representativo de la riqueza de la flora y la fauna local es el Parque Nacional Alejandro de Humboldt, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, merecedor del Premio Nacional de Medio Ambiente de la República de Cuba en el año 2008.

La ciudad de Baracoa está situada frente a la bahía del mismo nombre, en una franja de terreno larga y estrecha que se extiende junto al mar, rodeado casi completamente por las altas montañas. La interrelación montañas-mar-ciudad-ríos ofrece una encantadora visual que distingue a Baracoa.